LAS FRANQUICIAS INTERNACIONALES EN ARGENTINA

Hoy la realidad es distinta. Aunque no ocupan un porcentaje de relevancia en el total de la oferta de franquicias en este país, hay experiencias muy triunfantes y las posibilidades de la llegada de otras marcas extranjeras se reactivaron.

Para no continuar con exactamente la misma cantinela de siempre, lo de la década del 90 ya fue. Después de todos y cada uno de los análisis, la conclusión de la salida de las franquicias internacionales en Argentina fue la falta de adaptación a los gustos y costumbres de nuestros consumidores. Mas esto no le pasó a todas y cada una la que apostaron por el país, siendo McDonald’s el más claro de los ejemplos (actualmente con doscientos veinte locales).

Los índices nos muestran que somos el país latino con el menor porcentaje de franquicias internacionales, frente a las nacionales. La relación el día de hoy es 10/90, esto es, solo un diez por ciento de la oferta total de franquicias son de origen extranjero. Pero, ¿Cuáles podrían ser los motivos de esta situación? Múltiples. El más trascendente fue que las compañías argentinas no atribuyeron al sistema de franquicias el motivo del fracaso de las extranjeras, cuando en realidad el franchisingtomó impulso gracias a su venida. Todo lo contrario, lo adoptaron. Otra razón es que, a diferencia de otros países de Latinoamérica, excepto México y Brasil, el franchising se impulsó recién a mediados de la década del dos mil y, generalmente, cuando arranca lo hace de la mano de franquicias importadas. Además de esto, no acusar a los temas económicos y de falta de seguridad jurídica de la Argentina, sería una ofensa a los lectores.

Ahora bien, si charlamos de la actualidad, hay que decir que las marcas extranjeras que están en nuestro país son principalmente de E.U., Brasil, España, Francia y Perú y algunos casos apartados de otros países, como Le Pain Quatidien, de origen Belga.

Como dato informativo se han aplicado todos y cada uno de los métodos conocidos de expansión internacional en la llegada de marcas internacionales a la Argentina, desde grupos que tienen la Máster Franquicia para toda América Latina, máster franquicia solo para el país y en ocasiones acompañada por algún otro país vecino; desarrolladores de áreas (Subway), joint venture o bien inversión propia. Cada quien eligió la manera que más le convino.

Las franquicias americanas son por todos conocidas y con fuerza posicionadas en el fast food. Está la ya mencionada McDonald’s (220 locales) y las operadas por el conjunto mexicano Alsea (Burger King, Starbucks, P F Chang`s) y las del conjunto argentino Degasa (Wendy`s y KFC), con cuatro locales cada marca. Mención especial es el caso de Subway, que después de 2 intentos, volvió en el dos mil nueve, consiguiendo adaptarse a nuestra idiosincrasia y el día de hoy tiene ciento setenta y cinco puntos de ventas, pretendiendo superar a MCD en cantidad de tiendas en no un buen tiempo. Existen asimismo otros rubros donde las compañías americanas tienen fuerte presencia, como los hoteles y las rent a car. Con gran performance en los últimos diez años, figura Remax, que revolucionó la actividad de las inmobiliarias en este país.

Hay franquicias brasileñas desde hace cierto tiempo, por ejemplo, IGUI con sus recientes diez años en Argentina. Fisk, el instituto de Inglés con más de 50 centros por todo el país. Encuentra, es otra cía. Verde amárela, con muchos puntos. Las zapaterías Vía Uno y Carmen Steffens son bien conocidas por nuestras mujeres.

Las franquicias españolas de mayor destaque en nuestro país son los supermercados DIA por ciento , con cerca de 400 locales, d-uñas, últimamente instalada y la conocida Zara, con múltiples locales en Argentina.

Las franquicias peruanas, que llegaron tras el 2000, tienen presencia esencialmente por la excelencia de su comida, hoy considerada la segunda a nivel mundial. Tal es el caso de Osakaque tiene 2 restaurantes y el afamado La Rosa Náutica, que es explotada por Hope Funds, un fondo que asimismo administra el Hard Rock en este país.

Francia, de la mano de 5 a Sec con prácticamente veinte años en el país y con ciento cincuenta locales, lidera el mercado de las tintorerías o “del cuidado de la ropa”, como le gusta decir a ellos. Brioche Dorée, con más de 20 locales, básicamente ubicados en shopping y con factoría propia. L`Occitane es otra marca francesa con presencia local y en el rubro de los supermercados. Asimismo se habla por los codos del lanzamiento de las franquicias de Carrefour. Por otro lado, hay conjuntos que ya operan en el retail (sobre todo en el rubro de la vestimenta) que adquirieron licencias de otras marcas, como por poner un ejemplo el que explota Macowens, que asimismo adquirió la marca francesa Carven, o la compañía argentina Distrinando que, aparte de operar Le Coq Sportif, tiene la licencia y fabrica marcas de calzado italianas, brasileras y hasta las misma Cross.

Kumon, de origen Nipón, es otro de los que supo adaptarse. Expertos en la enseñanza de matemáticas, tienen cuarenta centros en el país.

Parece una lista esencial de franquicias internacionales, pero en realidad no lo es. Convengamos que en estos 20 años, tras las experiencias vividas en los 90, la Argentina no supo crear las posibilidades a fin de que vengan marcas internacionales, y cuando lo hicieron, tampoco supo retenerlas. Factores como la falta de incentivos, inseguridad jurídica, imposibilidad de remisión de regalías y dividendos, trabas a la importación, etc, fueron determinantes para que este país no estuviera en los primeros puestos en los planes de expansión internacional de marcas que sí fueron a países con menor potencial, pero con los brazos abiertos.

La tendencia pareciese comenzar a cambiar cuando en el exterior, e incluso acá mismo, se comienza a charlar del posible arribo de marcas extranjeras, a sabiendas de que hay mejores condiciones para percibir franquicias internacionales. La llegada de marcas foráneas no implicará que hundamos a las locales. Todo lo opuesto. Si no, pregúntenle sobre el desarrollo que tuvieron las marcas de cafeterías nacionales desde la venida de Starbucks. O bien al desarrollo de Mostaza, pese a estar compitiendo con las grandes multinacionales. Y, por otro lado, son básicamente empresarios locales los que las quieren traer, en contraposición a las que quieren venir. Pero no por esta razón dejan de ver qué posibilidades tienen en nuestra bendita Argentina.