Servicio Puerta a puerta

Textiles asimismo advierten por el regreso del «puerta por puerta»

Hace ya años la poblacion del pais argentino busca la posibilidad de comprar en usa y recibirlo en casa bajo el servicio puerta a puerta usa argentina y siempre se vio dificultado por el gobierno de turno, siendo en ese caso el de cristina kirchner y hoy el de mauricio macri.

El director de la Fundación Pro Hilar, Ariel Schale, advirtió que el nuevo sistema de compras al exterior va a ser un «golpe duro» para la industria textil y lamentó que el Gobierno «prefiera adquirirle al planeta ya antes que respaldar la industria nacional»

Schale criticó el nuevo sistema puerta por puerta, que se apresta a lanzar el Gobierno, y apuntó que la entidad «tiene una audiencia pedida con las autoridades para examinar el comportamiento de la industria con el ministerio de la Producción». Adelantó que «uno de los planteos que presentaremos es el de este nuevo régimen de compras al exterior, para el que no fuimos consultados sobre los alcances de la medida».

Al referirse a la actividad del campo apuntó que su ámbito acabó «un primer semestre malísimo, producto de la caída del consumo, por el deterioro del poder adquisitivo y el aumento de importaciones».

Añadió que el ámbito textil tiene una caída en el nivel de actividad de «entre veinte y treinta por ciento, en dependencia de los subsectores» y que la industria «encara el comienzo de un proceso de suspensiones realmente fuerte que llega a cinco mil personas».

Resaltó que en el campo «no hay despidos pues es lo último que hacemos ya antes de cerrar y por el hecho de que cuesta formar un puesto industrial que es un capital enorme y no se abandona hasta el final». Advirtió que la apertura del sistema de importaciones por el sistema puerta por puerta «es malísimo y se aúna al coctel de resoluciones equivocadas del Gobierno».

«El Gobierno debe poner los incentivos a fin de que se produzcan nuevos puestos y no obstante no lo hace y es un ingrediente más en este proceso de señales equivocadas», añadió Schale, quien asimismo se desempeña como consultor económico de la fundación. Apuntó que la flexibilización del este sistema de compras «implica que proseguimos comprándole al planeta y no conservamos nuestra industria nacional».

Critico el límite de 5 mil dolares por cabeza que va a tener el nuevo sistema al indicar que «es una suma altisima en ropa» y aseveró que por cada catorce mil dólares americanos de adquiere «esta estudiado que se deja de producir un nuevo puesto en la industria».

Se quejó que por ese sistema «le adquirimos a costes irrisorios a países como Bangladesch, Vietnam o bien China, que elaboran prendas de vestir recurriendo al trabajo esclavo y facilitar eso es un fallo del gobierno».

Al referirse a la apertura de importaciones apuntó que el gobierno «nos prometió que desde julio van a dirigir con pero celo y ojalá puedan por lo menos efectuar una administración orientada al desarrollo industrial administrando las importaciones en calidad y en cantidad».